Sangre

15 settembre 2009 @ 22:04

Llegó hasta el río. Pero por lo menos, por fin, salió de donde estaba, hizo un hueco o muchos, no sé, duele tanto que ni veo bien cómo es que se las arregló. Ahora que tiene por dónde salir ya no se pudrirá. Y algún día coagulará como se debe, y dejará cicatrizar la piel.

Author Mariela De Marchi Moyano Category Textos

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *