Blog

¿Coincidencia?

Mientras Venezuela ingresaba el lunes en la lista de países que sufren embargo de armas por parte de Estados Unidos, el mismo día Washington anunció que restauraba las relaciones diplomáticas con el Gobierno de Libia.

The Da Vinci Controversy

 

This man (on the left wearing a fabulous vintage chiffon-lined Dior gold lamé gown over a silk Vera Wang empire waist tulle cocktail dress, accessorized with a 3-foot beaded peaked House of Whoville hat, and the ruby slippers Judy Garland wore in the Wizard of Oz) is worried that The Da Vinci Code might make the Roman Catholic Church look foolish.

Las manos del cajero

Entramos al banco de dos en dos: primero yo con María, que tiene 4 meses, después mi compañero con Francesca, que tiene 2 años y medio. Hay que meterse en la cápsula de control, tras haber abandonado los eventuales haberes metálicos en el casillero de afuera. La filial es pequeña y hay un solo cajero disponible, que en ese momento se libera. Me acerco y desembucho el cheque. “Buenos días, ahora le doy los documentos de identidad, un momentito por favor”, digo mientras paso María a su progenitor. El cajero farfulla: “buenos días, carnet de identidad y licencia de conducir, si es posible”. Entrego todo y el hombre se va a sacar fotocopias.
Francesca llega discretamente hasta mí y pide que la suba a la otra silla. Explora con la mirada todos los ingredientes del escritorio: el calendario, los lapiceros, la calculadora… Le brillan los ojos ante tantos juguetes prohibidos. Vuelve mi superhéroe y comienza a teclear los datos. No sabiendo a dónde mirar, como suele suceder en estas ocasiones, me detengo en sus manos. Tienen enrojecimientos por todas partes, las cutículas carcomidas, sufren. Me recuerdan a las manos de un representante comercial que trabajaba conmigo en una empresa de informática. Decía que sobre todo en la primavera le escocían, pero a mí más bien me parecía que se las maltrataba con zaña.
De pronto me doy cuenta de que esas manos están pegadas a unos brazos, y éstos a un cuerpo, con relativa cabeza y demás accesorios. Recién ahora miro en la cara al señor que está detrás del escritorio, barrera que nos une y separa. Está cansado, viejo, aburrido.
“Su carnet está vencido.”
“¿En serio?”
Después de un par de comentarios sobre el asunto, y tal vez conmovido por el llanto de María que mi cítrico se lleva afuera, me perdona el desliz burocrático y termina el trámite. Me hace pagar su generosidad dándome dos billetes enormes de 500 euros. Agradezco, saludo, salgo.
El sol brilla, damos un paseo. Es ya casi mediodía y todos corren. Nosotrs, por esta vez, podemos vagabundear.

Por un pelo: los coglioni ¿ganaron?

Tras auténticas montañas rusas de cifras y declaraciones, Italia parece haber cambiado de gobierno. ¿Pero cuáles son los verdaderos éxitos, políticos y antropológicos?

Finalmente los resultados: La Unión de centroizquierda tiene la mayoría sea en la cámara de diputados que en el senado. Silvio Berlusconi pide la verificación de los votos y al mismo tiempo propone una gran coalición a la alemana para garantizar la gobernabilidad. Romano Prodi rechaza la oferta: no necesita ayuda para gobernar. Pero el pueblo de la izquierda no deja de tener dudas y temores. Motivos no le faltan: la victoria se ha logrado realmente por un pelo, por debajo de las expectativas, y con un contrincante muy votado.

Los preparativos

Es difícil relatar lo sucedido en estos últimos días en Italia. El clima electoral estaba ya bastante envenenado desde hacía buen tiempo. Berlusconi había basado toda la campaña en la denigración del adversario, sobre todo sacando del baúl de los recuerdos al viejo fantasma del miedo a los comunistas. Luego pasó a la fase mística, comparándose nada menos que con Napoleón, Churchill y Jesucristo. Usó la religión católica para conquistar adeptos y mandó a todas las parroquias un cuadernillo en el que se ilustraban los logros de su gobierno “bajo la luz de la doctrina social de la iglesia”. A pocos días de las elecciones declaró que quienes no votaban por él eran unos coglioni, provocando hilaridad en todo el mundo, vergüenza a la mitad de los italianos, y agitación a los traductores que tuvieron que encontrar la palabra más adecuada para las traducciones. Por su lado el centroizquierda no ha logrado plantearse como un frente coheso y fuerte. Lo único que ha mantenido unida a La Unión es el antiberlusconismo. Alejada del pueblo, parecía dirigirse más a clases muy instruidas y preocupadas por cuestiones abstractas. Prodi, en el segundo debate televisivo con el Cavaliere, comenzó con demasiadas placidez e inseguridad, lo que impacientó a muchos espectadores que a los pocos minutos cambiaron de canal.

Se asomaron denuncias de fraude. En cuatro regiones se utilizó por primera vez el escrutinio electrónico, gracias a un decreto ley del 3 de enero del 2006. Las empresas que se adjudicaron la realización de esta operación son, entre otras: Accenture (que cuenta como principal socio al hijo del Ministro del Interior) y EDS (involucrada en los supuestos fraudes electorales en Florida, en las elecciones de George W. Bush). También se tuvo noticias de amenazas y compra de votos en el sur de la península: muchas personas declararon que les ordenaron votar por Berlusoni y llevar como prueba una foto de la papeleta electoral tomada con el celular. Si no lograban la misión perdían el empleo. Otros han recibido publicidad electoral con un billete de 50 euros en medio, sin ser presionados siquiera.

Los números

La votación se realizó en aparente calma, por primera vez durante un día y medio. A partir de las 15:00 del lunes 10 comenzaron los recuentos. En la tarde se lanzaron los resultados de los exit polls: ventaja para la coalición de centroizquierda, que inmediatamente salió a las calles a festejar. Luego, sin embargo, comenzaron a llegar las cifras de las proyecciones: poco a poco el margen se iba reduciendo hasta dar ventaja a la Casa de las Libertades (CdL) del centroderecha. Las caras en las plazas comenzaron a hacerse lúgubres y sombrías. ¡Los números exactos y reales del Ministerio del Interior llegaban con el cuentagotas! Recién a las 2:30 de la mañana se tuvo una idea más clara: la cámara de diputados para La Unión y el senado para la CdL. Al día siguiente, gracias al voto de los italianos en el extranjero, el centroizquierda ganó la ventaja también en el senado.

Berlusconi en estos momentos debe estar arrancándose los cabellos implantados de la rabia. Le salió el tiro por la culata: estas elecciones se han llevado a cabo en el marco de una nueva ley electoral, invocada por el primer ministro y pasada con rodillo a toda prisa. Implica por ejemplo el “premio de mayoría”, gracias al cual La Unión tiene 63 diputados más que el centroderecha, a pesar de llevar una ventaja de apenas un décimo en el voto nacional. En la cámara de diputados tenemos: 49,8% para La Unión y 49,7% para la CdL. Otro boomerang es la implementación del voto en el exterior, que ha sido exigida con insistencia por Alianza Nacional, uno de los principales aliados de Fuerza Italia.

La Italia de hoy y de mañana

Berlusconi dice que las votaciones han sido irregulares, quiere que se revise todo. Para ello pasarán al menos 10 días, mientras tanto se asume que el vencedor es el Professore. Sólo que es una victoria muy ligera, apenas por un suspiro. Se duda ya de la efectiva gobernabilidad del país en estas condiciones, tomando en cuenta que el presidente Carlo Azeglio Ciampi termina su mandato dentro de dos meses. Y sobre todo se comienza a reflexionar sobre el significado de la división de Italia. Desde la izquierda tradicional surge espontánea la pregunta: ¿cómo es posible que 1 italiano de cada 4 haya votado directamente por Berlusconi? Después de 5 años de economía estancada, con crecimiento cero en el 2005, con una deuda pública que excede el 105%, con un déficit mucho más alto que el resto de los “colegas” europeos (superior al 4% del PIB). Sin olvidar que el Cavaliere tiene pendientes numerosos procesos judiciales, y que de otros tantos se ha librado gracias a las leyes oportunamente modificadas durante su legislatura.

Si bien es cierto que en el centroderecha hay muchos votantes convencidos, no se puede dejar de notar la superficialidad del resto de los electores. Gran parte de ellos no han elegido Berlusconi por su propuesta electoral, ni por su programa – casi inexistente, por lo demás. Más bien lo han tomado como ejemplo a seguir: sonriente, seguro de sí, bronceado, con la piel renovada (lifting, en contraposición a las naturales arrugas de Prodi), arrogante, millonario, evasor de impuestos, descarado, grosero y con más vidas que un gato por su capacidad (¿o posibilidad?) de zanjar cualquier obstáculo. “Valores” transmitidos con especial énfasis por los canales de su red televisiva. Pero esta tendencia al escaso análisis es sólo una cara de la moneda: del otro lado está la izquierda superficial, que se limita a ir a manifestaciones pacifistas como un automatismo, que es autoreferencial e ignora las reales necesidades del pueblo, limitándose a protestar contra el capitalismo, a derramar ríos de palabras sin tomar acciones concretas. La insoportable levedad del bienestante del siglo XXI.

A gran parte de los italianos les queda sólo un sabor amargo, a otros les llena de esperanza el hecho de que Berlusconi vuelva a su casa. Este pseudo-empate deja pocos ganadores y muchos perdedores. Italia no sólo necesita sanear su economía, sino recuperar la autoestima, la credibilidad y la dignidad frente al mundo.


Término vulgar que significa literalmente “testículos” y quiere decir “giles, boludos”.

¿Patria?

Justo hoy acabo de leer un ensayo en el que se hace referencia a la cuestión de la patria. Dice:
Per avere un altrove bisogna avere una patria, mi dicevo. Non tanto intesa come suolo nazionale, ma come identità storica e culturale, preziosa e incommensurabile.”
En mi caso el discurso de la nacionalidad es complejo y pasa a través de la identidad, el sentido de pertenencia y otras cosas más. Para cuestiones prácticas adopto la nacionalidad más cómoda según la situación: si estoy entrando a Europa muestro el pasaporte italiano, si estoy entrando a Bolivia muestro el boliviano. No me interesa mucho bajo ese punto de vista, es un mero trámite burocrático. Pero como identidad… Me siento boliviana, aunque cuando estaba en Bolivia sentía que necesitaba explorar mi lado italiano. Es muy complicado, un rollo existencial. Ahora me siento aun más boliviana que antes, pero probablemente es porque estoy en fase de cambios radicales y busco referencias.

Bilosco

Credo che B. vincerà. Non guardo la tv da 4 anni se non occasionalmente, quando vado a trovare qualcuno che ce l’ha accesa. Ieri ho provato a guardare il dibattito e non ho resistito a lungo. E’ vero che B è un delinquente, che dovrebbe essere in carcere, che è un mafioso: è tutto scritto sui verbali e sulle sentenze dei processi. Ma la gente comune, va a leggersi tutta questa informazione? No. La gente comune fa un analisi del discorso politico e la proposta elettorale? No.
La gente vede un Prodi vecchietto, tipo nonnino rimbambito, che perla della politica come se fosse il suo orto: “vedessi quanti bei pomodori sono venuti fuori, che felicità!”. E’ vago: dice che la tassazione sulle successioni parte da “parecchi” milioni di euro. E quanti sono parecchi? 5? 50? 500? Poi è troppo molliccio, tiepido… Ma perché non hanno messo qualcun altro al posto suo? Di Pietro, perfino Rutelli ispira più fiducia. Sottolineo che ho visto i primi 45 minuti, di più non ce l’ho fatta, ho preferito portare a letto le bimbe con un libro di racconti sotto il braccio.
Dall’altra parte si vede un Berlusconi grintoso, abbronzato (cosa che per molti non è un diffetto, è molto figo, anche lui si fa le lampade!), che lancia cifre a bizzeffe (e chi va a vedere se sono vere o no?), che non si ferma a pensare ma va avanti con un sorrisone. A me tutto questo da fastidio, certo, ma cerco di pensare in modo obiettivo e capire cosa pensa la gente comune. La gente comune lo adora perché appare sicuro di sé, perché sembra avere le palle. Ha fatto quasi più cose concrete per il sociale della sinistra. Fatte male, fatte a casaccio, ma fatte.
Insomma, mi dispiace e moltissimo, ma temo proprio che B vincerà. Il solo pensiero mi fa venire la nausea.

De cielos y nubes

Aquí, en el noreste italiano, el cielo suele ser blanco plomizo, raros son los días en que se ve un pedacito celeste. Un buen azul mediterráneo se puede encontrar con facilidad, en cambio, en el sur de Italia. Si se buscan azules hermosos, no mediterráneos, recomiendo los de las zonas andinas. En especial el del lago Titicaca es una maravilla, incomparable. O el del salar de Uyuni. El viaje es largo, pero vale la pena.

Censurato il numero di aprile del Mucchio

La copertina del “Mucchio Selvaggio” di aprile “avrebbe” dovuto riportare un disegno di uno storico personaggio del fumetto italiano. Il “catzillo” è un fumetto underground, molto famoso negli anni Ottanta, che l’autore Gianfranco Grieco ha modificato per noi facendolo assomigliare a Berlusconi,
ovviamente legato a un lungo articolo che mette in guardia sul votare “Forza Italia” alle prossime elezioni politiche.
Abbiamo usato il verbo “avrebbe” perché il distributore nazionale (Parrini) si è rifiutato di fare uscire il giornale in edicola. Non vuole correre il rischio di denuncie penali. Il giornale verrebbe comunque boicottato da molti distributori locali non di sinistra, il tipografo nicchia, la par conditio, rapporti con il potere etc etc. Insomma paura. Paura di ritorsioni legali, economiche e magari anche fisiche da parte del soggetto raffigurato nel disegno.

La redazione trova ciò un atto di censura inqualificabile. La satira è un diritto affermato dalla nostra Costituzione (³Tutti hanno diritto di manifestare liberamente il proprio pensiero con la parola, lo scritto e ogni altro mezzo di diffusione² – Art. 21). Se si va con la memoria indietro nel tempo a copertine, molto più feroci e provocanti, di giornali come il ³Male², ³Frigidaire² o ³Cuore² ci si rende conto di come è peggiorato il rapporto tra la stampa e il potere e di quanto la libertà di espressione sia sempre meno garantita.
La censura è sempre stata usata come strumento di repressione e negazione di valori e tematiche ³scomode².
La copertina ³censurata² è scaricabile a questo indirizzo
http://www.ilmucchio.it/images_static/berl.jpg

Comitato di redazione del ³Mucchio Selvaggio².


Il Mucchio Selvaggio
mensile di musica, cinema, libri, performance e politica.
www.ilmucchio.it

redazionespettacoli@ ilmucchio.it
Via Lorenzo Il Magnifico 148, Roma
06.44231312

Un elefante…

Francesca tiene 2 años y 5 meses. Después del almuerzo la dejé corretear por el patio, libre y sin límites. Cuando se cansó entró a la casa y le propuse que nos echemos en mi cama a leer un cuento. Aceptó, pero una vez acomodadas me pidió que me pusiera a cantar. Así hice, mientras le rascaba la espalda. Yo cantaba y ella me decía “la pala” (la espalda), “la quila” (la axila), “l’ompo” (el hombro). Especificaba dónde quería ser rascada y disfrutaba de la sesión como un gatito mimoso. ¡Pero no se dormía! La idea era que se durmiera, cuando no lo hace llega a las 8 de la noche agotada y no deja de hinchar las pelotas. Canté todo mi repertorio, desde los pollitos a la vaca lechera, pasando por arroz con leche, pin-pon, el gallo pinto, dame una mano, campanero, el cucú, naranjitay… En fin, recurrí a la artillería pesada: los elefantes. Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña, como veía que resistía, fue a llamar a otro elefante. A partir del trigésimo elefante mi ritmo fue disminuyendo y mis ojos amenazaron con cerrarse. Menos mal que al trigésimo noveno apareció el primer bostezo de la pequeña diablita y cinco elefantes después se durmió.

negros y abuela

En la adolescencia me encantaban los negros y llegué a convencer de su sensualidad incluso a mi abuela, que era racista. Digo “era” no porque se haya muerto, sino precisamente porque le quité toda huella de racismo viendo juntas las olimpiadas y comentándole cada buen atleta que aparecía.

Sin pelos en la lengua

Yo hace tiempo me depilaba con afeitadora. Desde que vivo en Italia me afeito las axilas sólo en verano, en invierno ni loca expongo mi piel a semejante tortura para colmo congelándome, que la calefacción apenas puede con esta humedad… Piernitas bonitas igual, pocos pelitos delgaditos y claritos tengo, ignórolos por completo.